Páginas

5 Peligros para un Matrimonio

El matrimonio es la vocación para la que la mayoría de los seres humanos estamos llamados. En él, pasamos a una etapa de practicar la donación y el desprendimiento constantemente cada día, desde que amanece hasta que vamos a dormir. Además contribuimos de manera significativa en el plan creador de Dios al dar y cuidar la vida de nuestros hijos.

5 Peligros para un Matrimonio-Rulo Rodríguez

Por estas razones, el matrimonio adquiere una importancia que va más allá de la que nos presentan las novelas, el cine y otros medios de comunicación. Fundamentado en el amor, el matrimonio es una alianza entre una pareja que se ama y Dios, que confía en ellos la misión de perseverar la vida del hombre y de la sociedad.

Pero existen peligros que pueden poner en riesgo a matrimonios, incluso a aquellos que parecen estar muy fortalecidos. Basados en las “nuevas prácticas” de la sociedad, estos peligros suelen a veces ser imperceptibles por la pareja aumentando el riesgo a caer en ellos y fracasar con todo y nuestras ilusiones de comenzar una familia.

Un fracaso en el matrimonio es muy duro, a pesar que haya personas que expresen lo contrario y lo justifiquen como normal. Me llama la atención los efectos que tienen los rompimientos de noviazgo en algunos jóvenes y no tan jóvenes, siempre es una decepción que causa un efecto en el ánimo, a unos les afecta más que a otros, pero es indudable que deja heridas. Ahora imaginemos el fracaso de un matrimonio, nadie se casa para romper; el objetivo es perseverar y alcanzar el desarrollo pleno junto a la persona que amas y has elegido para darle lo mejor y peor de ti en una donación total.

A continuación presento 5 peligros para una matrimonio, esperando ayudar a aquellos que comienzan por este camino y también a los que llevan ya camino recorrido.

  1. Individualismo.En ocasiones algún miembro de la pareja de esposos le cuesta dejar hábitos y actitudes que en su soltería eran normales por estar solo. No cambiar a la actual realidad de ahora ser dos, puede ser el mayor de los peligros, de los cuáles se desencadenan todos los demás.
  1. Comunicación deficiente.El gran problema de todas las parejas (y de la sociedad en general). ¿Cuántos conflictos se evitarían si pudiéramos comunicarnos correctamente? Una buena comunicación con la pareja se logra con el tiempo, pero se debe poner en marcha desde el primer día, incluso desde la etapa del noviazgo. La sinceridad y la prudencia deben acompañar todo acto de diálogo entre los esposos, cuidando la forma, con firmeza en el fondo y en el entendimiento mutuo.
  1. Incapacidad para ceder. No es una guerra ni competencia en donde el vencedor logra imponerse ante el más débil. El matrimonio se trata de donación, no solo corporal, si no de tiempo, ideas, actitudes y actos. Ceder debe ser la acción primera que la esposa y la esposo busquen ante toda situación derivada de la buena comunicación.
  1. Distorsión de la sexualidad. No hace falta ser científico para darse cuenta del objetivo que la sexualidad conyugal tiene, la Procreación. La vida sexual de la pareja suele distorsionarse por la influencia y presiones sociales orillándola a rebajar al acto conyugal a su sentido más bajo que puede tener, el placer por el placer. Esto va construyendo actos hedonistas que posteriormente se ven reflejados en la vida diaria de la pareja. Además aparecen los métodos de anticoncepción que dañan física, mental y moralmente, principalmente a la mujer. La figura de la esposa también se rebaja a un objeto que solo esta para cumplir las necesidades sexuales.
  1. Exposición a situaciones de riesgo. Malas amistades, compañías que no precisamente ayudan y alientan la perseverancia del matrimonio. Trabajos que son muy demandantes y que obligan, tanto a la esposa y al esposo, a descuidar la vida marital. Relaciones en el mismo trabajo en donde se pone en riesgo la fidelidad. Fiestas, reuniones, convivimos que se desarrollan en ambientes o lugares no propios para una persona casada. El riesgo más grande de este último punto es que, la mayoría de las veces, es imperceptible y por consecuencia muy peligroso. Hay que recordar que el fuego siempre quema, y que por una vez que hayamos pasado sobre él sin ningún daño, no significa que nunca nos vayamos a quemar.

¿Consideras que existen más peligros para un matrimonio? Te invito a dejar tus comentarios en mi página de Facebook.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes