5 Preguntas para Plantear Objetivos de Crecimiento de Alumnado.

Una de las actividades económicas más fuertes en el estado de California es la Apicultura, la cual consiste en el cuidado y reproducción de las abejas.

Los apicultores rentan sus abejas una vez al año a los agricultores dueños de grandes hectáreas para que sus cultivos sean polinizados por estas pequeñas trabajadoras voladoras y generar mayor cosecha. Además, las empresas aseguradoras ponen como requisito que sus tierras sean polinizadas para poder asegurarlas.

Dependiendo de la cantidad de colmenas que se tengan, los ingresos por su renta pueden ser los suficientes (y más) como para mantener a toda una familia durante un año en los Estados Unidos. Pareciera un solo periodo corto de trabajo al año para los apicultores, pero en realidad no es así.

El cuidado de las abejas requiere de jornadas duras de trabajo durante todo el año, alimentarlas, cuidarlas, cambiarlas de lugar, dividirlas y protegerlas del mal tiempo. Es un trabajo pesado que por lo regular se hace por las noches.

Los apicultores pueden generar otras entradas de ingresos durante el año con la venta de la miel y otros productos relacionados con su actividad, pero el principal y más grande ingreso se da por la renta de las colmenas en el tiempo de la polinización.

El apicultor debe realizar un presupuesto anual y plantearse un objetivo a cumplir en un tiempo determinado por la fecha límite para la polinización. Debe trabajar todo el año para llegar con la cantidad de abejas ideales y a así generar los ingresos suficientes que le permita cumplir con los compromisos de la familia y del negocio.

Se realiza un trabajo duro, constante y muy bien planeado para lograr un objetivo de ingresos en un determinado tiempo.

Las Preguntas Correctas.

1. ¿Qué quiero hacer y cuánto necesito ingresar para hacerlo?

Por lo regular cuando hacemos un presupuesto solemos partir de lo ingresos que generamos actualmente y nos preguntamos: Con lo que ingreso ¿qué puedo hacer? Claro que es importante considerarlo para saber de dónde partimos, pero el punto de partida no puede ser el mismo que la meta.

Si basamos nuestros proyectos en los ingresos que generamos actualmente, siempre vamos a estar muy cortos y cada vez nos alcanzará para menos.

Si el apicultor cuenta con 800 colmenas, puede basar sus ingresos y sus proyectos en el ingreso que le genera esa cantidad, pero si quiere no solo cumplir con el presupuesto ajustado y mejorar su casa, irse de vacaciones, comprar maquinaria para hacer el trabajo más sencillo, contratar trabajadores, aumentar sueldos, etc., tal vez deberá llegar a la época de la polinización con 1,600 ó 2,000 colmenas.

Así como el ingreso del apicultor depende de la cantidad de abejas que tenga, el ingreso de las instituciones educativas dependen de lascantidad de alumnos que se tengan.

Si una institución educativa quiere hacer el auditorio, incrementar su cuerpo docente, salarios y más proyectos que no sean solo “cumplir con el mínimo indispensable de la operación”, deberá sin duda plantear cuántos alumnos necesita para llegar a ese ideal.

El cambio en el planteamiento inicial por: ¿Qué quiero hacer y cuánto necesito ingresar para hacerlo? es toda una revolución en el enfoque y la proyección de los esfuerzos a realizar. Las inversiones que se hagan para la promoción y captación de matrícula no se verán para nada como un gasto, sino como una inversión. Es un cambio de mentalidad que permite crecer y proyectar al colegio o universidad hacia un desarrollo sustentable y sano.

2. ¿Cuántos alumnos tengo en este momento y cuántos voy a perder?

Un apicultor sabe que perderá abejas, es imposible que ninguna se muera, se pierda o enferme. Por lo tanto, existe un gran esfuerzo para que las pérdidas sean las menores.

En las escuelas tenemos egresados, aquellos que cursan el último grado que ofrece una institución. ¿Tienes identificado cuántos van a egresar? Esos no hay posibilidad de retenerlos y es un hecho que no estarán en el siguiente ciclo escolar. También se tendrán bajas, ya sea por que se cambian de ciudad (muy común en estos días), por cuestiones académicas, enfermedad o por insatisfacción ¿Tienes identificado cuál es el promedio de bajas?

Así como el apicultor conoce y proyecta las “bajas” de abejas que puede llegar a tener y trabaja en aquellas que están en sus manos para disminuir las pérdidas al mínimo, en las instituciones educativas es de gran relevancia considerar la cantidad de alumnos que se tiene y se perderán por egreso o cualquier motivo de baja.

El número que resulte de la suma de la cantidad de egresados y bajas, será la base de la meta de captación de alumnos a recuperar.

Se pueden considerar los movimientos que suman durante el ciclo escolar, por ejemplo: un ingreso extratemporáneo que se cambió a tu escuela. Recomiendo considerarlos solo en el caso que pueda ser medible y que dependa de tus esfuerzos de promoción para incrementar ese número. Si depende de otros factores externos que no se pueden controlar o medir de forma constante, recomiendo no tomarlos en cuenta; si llegan, que sean algo extra que suma, por ejemplo: un Colegio competencia que cerró y en ese año entra un gran número de sus estudiantes a tu Colegio. Este es un caso que no se repite cada año y que no depende de nosotros.

3. ¿Cuánto necesito crecer?

Después de que al apicultor proyecta la cantidad de abejas que puede llegar a perder para antes de la fecha de la polinización, traza un plan de trabajo de todo un año para recuperarlas e incrementar en las cantidades necesarias para cumplir con los ingresos que desea.

La cantidad a recuperar que se obtuvo después de bajas y egresados, habría que sumarle la cantidad de alumnos que necesitamos para poder cumplir con los proyectos y los ingresos que se requieren. El número que resulte será la meta de captación de nuevo ingreso.

Una de las claves para que el nuevo ingreso no sea tan retador estará en el porcentaje de bajas. Si el porcentaje de bajas es alto, aconsejo trazar un plan para disminuirlo al mínimo. Cada institución educativa puede realizar acciones directas e influir en su porcentaje de bajas y en la captación de nuevos inscritos.

Si la cantidad a egresar es grande, no significa que debemos disminuir el alumnado, significa que el reto estará en retener mejor y captar más.

4. ¿Cuánto puedo crecer?

El apicultor no tiene un costo de renta por abeja, lo que renta son las colmenas, cajas hechas de madera que tienen una cierta capacidad de almacenamiento de abejas. Cada colmena puede ser rentada hasta en $1,200 dlls y mientras más llenas estén las colmenas, la polinización puede ser más exitosa para el agricultor que las renta y lograr un satisfacción de su cliente para convertirse en su proveedor oficial. Si esas colmenas están muy pobres de abejas, se corre el riesgo de que la polinización no sea la adecuada y se pierda al cliente. Por eso, el objetivo del apicultor no está en solo tener muchas colmenas, también busca que estén llenas.

Las instituciones educativas cuentan con una cantidad de salones y cada uno con una capacidad de ocupación. ¿Tienes identificado cuántos te faltan para estar al 100% de esa ocupación? Este es otro factor que habría que tomar en cuenta para plantear las metas de alumnado.

Un salón de clases con una ocupación cercana al 100% es un grupo que no solo se limita a cubrir los costos que genera, sino que también produce ingresos abriendo las posibilidad de inversión y de mejoras.

Se puede estar en la situación de que algunos salones ya estén o que próximamente estarán al tope, imposibilitando el crecimiento. Si esto se monitorea constantemente y se incluye en las metas proyectadas de alumnado, se podrá prevenir y acompañarlo con un plan de crecimiento de aulas.

5. ¿Por qué es importante crecer?

Crecer duele, y se requiere de un gran esfuerzo por parte de todos los que participan de forma directa e indirecta en el Marketing Educativo y en la captación de alumnado.

Los retos que se presentan cuando egresan generaciones grandes, se quiere mejorar la retención y captar mayores cantidades de nuevo ingreso, suelen hacer muy tentadora la idea de dejar de buscar el crecimiento del alumnado. Por eso, doy algunas ideas sobre la importancia del crecimiento de la matrícula y de trabajar por superar los retos que se presenten:

  1. El alumnado es la principal fuente de ingresos de un Colegio.
  2. Se genera recurso para invertir (equipamiento, tecnología, nómina).
  3. Genera certidumbre y confianza en la comunidad educativa.
  4. Se fortalece ante la competencia establecida.
  5. Se complica la aparición de nueva competencia.

Invito a agregar junto con el equipo de trabajo, las razones por las que de forma constante estarían buscando el crecimiento de la matrícula de un Colegio o Universidad.


Un último consejo:

Plantear objetivos es una de los pasos más importantes de una planeación, marcará la ruta a seguir y los esfuerzos (humanos, de tiempo y económicos) que se tendrán que realizar. Aconsejo que el Director se involucre en primera persona, el apoyo en el equipo de trabajo es necesario, así como escuchar sus ideas e inquietudes, pero esto no se debería de delegar.

La invitación será siempre a mejorar, a ir por cosas más grandes, a superar los retos y romper con la historia, para dar ese salto tan necesario en muchos casos y cumplir con la misión de las instituciones educativas.

¿Tienes dudas o comentarios? Me puede escribir en Twitter.