Cómo una Escuela puede “Contagiar” de Mensajes Clave a su Comunidad.

A principios de diciembre del 2019 en las inmediaciones del mercado de comida Huanan, en la ciudad China de Wuhan, se comenzaron a presentar los primeros casos de personas que no respondían a los tratamientos de lo que parecía ser una neumonía común. Para finales del mes, se formaba una red de contagios que suepraba las mil personas.

Al término del mes de enero del 2020, por las celebraciones del año nuevo lunar en China, se estima que más de 7 millones de personas habían salido de Wuhan para viajar dentro del país y al extranjero.

La ciudad quedó en cuarentena, pero para ese entonces ya se reportaban brotes considerables en todo el país. Los viajes internacionales no se detuvieron y personas contagiadas llegaron a ciudades como Nueva York, siendo el inicio de esta Pandemia.

Todo acontecimiento epidémico, como el que estamos viviendo ahora, depende de tres cosas:

  1. Las personas que lo transmiten.
  2. El agente infeccioso.
  3. El entorno en que se desarrolla.
¿Qué pensarías si te dijera que las ideas, los productos, los mensajes y las conductas se extienden entre las personas de la misma forma que un virus? Click To Tweet

Esta es una propuesta que Michael Gladwell ya había compartido en su libro “The Tipping Point” a principios del año 2000 y que creo podemos usar en las Instituciones Educativas para crear una conducta “contagiosa” de mensajes claves y percepciones positivas.

Comunicar o Contagiar.

Estoy seguro de que, incluso antes de esta Pandemia, uno de los retos más grandes que tenías era el de comunicar correctamente a tus audiencias lo que te hace diferente y los beneficios de pertenecer a tu escuela. Conozco instituciones que lo hacen muy bien, pero se tiene la sensación de que no es suficiente.

A lo largo del desarrollo de esta crisis, la mayoría de las escuelas han podido salir adelante con mucho empeño y poniendo la creatividad a trabajar. Desde apoyos económicos a las familias, añadiendo herramientas para el aprendizaje en casa, fabricando cubrebocas y caretas, hasta apoyando la economía local promocionando a través de sus redes sociales a los pequeños negocios.

Ahora, las escuelas se encuentran en la ardua labor de planear el inicio del siguiente ciclo escolar ante una variedad de posibles escenarios y procurando cumplir con todos los elementos de seguridad y calidad de una comunidad educativa exigente y muy preocupada por la salud de sus hijos.

Con el exceso de información (y desinformación), lo cambiante del desarrollo de la crisis del COVID, el temor de las familias, la incertidumbre económica y los mensajes de los gobiernos; se hace necesario que tu comunidad conozca muy bien todo lo que estás preparando para brindar seguridad y mantener la calidad en los escenarios por venir.

No bastará con mandar un comunicado extenso y unas cuantas imágenes adjuntado en un PDF o como presentación en un correo a toda tu lista de padres de familia. Tampoco bastará mandarlo en los grupos de WhatsApp y se pierda la información en medio de la gran cantidad de notificaciones que hoy reciben las personas en sus celulares. Ponerlo en Redes Sociales será de gran ayuda, pero no debe ser de la misma forma como si publicaras la felicitación del Día del Maestro o las fotos de la graduación.

Todo esto se puede hacer, pero estaríamos limitando solo a comunicar y no a contagiar.

Estamos acostumbrados a un concepto de lo contagioso solo en la biología, pero el mismo principio de propagación se presenta en la moda y en las marcas.

Si quieres “contagiar” a tu comunidad educativa, un camino seguro puede ser el de centrar tus esfuerzos en los elementos de la propagación de un virus:

1. Las Personas que lo Transmiten.

Cuando el VIH hizo su aparición, se llegó a considerar como un virus exclusivo de los homosexuales, tiempo después nos dimos cuenta que no era así y que su propagación dependía en gran medida de la conducta sexual de las personas contagiadas.

Hubo ciudades en Estados Unidos en el que los grandes brotes de contagios fueron causados por una minoría con conductas sexuales desordenadas. Bastaba que una solo individuo tuviera una alta y descontrolada actividad sexual para ser responsable de contagiar y propagar el virus entre cientos de personas.

¿Esto que quiere decir?

Las escuelas hacen un gran esfuerzo para que el mensaje llegue al mayor número de personas posibles, pero no hacen las acciones adecuadas para que llegue a las personas clave. Click To Tweet

Las personas clave son aquellas que por su actividad, posición, carisma, conocimiento y personalidad, son capaces de propagar ideas y “contagiar” a un número considerable de personas.

Identifica dentro de tu comunidad aquellas personas que pueden ser clave, que ejercen una gran influencia sobre los demás. Pueden ser desde profesores, alumnos y padres de familia.

Dirige tu esfuerzos e inversiones en estas personas, proporciónales materiales y beneficios, pruebas gratis, eventos y materiales exclusivos. Bríndales la oportunidad de ser de los primeros usuarios y que incluso te envíen retroalimentación y comentarios para mejorar antes de un lanzamiento oficial. Ofrece capacitación especial para que se vuelvan expertos y que lo puedan poner en sus perfiles de redes sociales, hazlos sentir parte de algo relevante.

2. El Agente Infeccioso.

A lo largo de esta crisis han salido noticias sobre estudios que indican que el COVID se puede contagiar hasta por el mismo aire. Tanto en el ámbito público como en el familiar, hemos conocido historias de personas que han cumplido la cuarentena y han salido positivo a las pruebas. Además, es un agente que no cuenta con una vacuna aún. Todas estas son características que están complicando la batalla.

Te has sentado a reflexionar ¿qué características tienen los mensajes que transmite tu escuela? Una cosa es el mensaje en sí y otra es las características que tiene.

Supongamos que das a conocer una buena noticia a tu comunidad educativa. ¡Claro que debes de mandar un correo! Pero tiene más probabilidades de éxito si editas y tratas de hacer más atractivo el Asunto o Título, en lugar de mostrar: “Comunicado Oficial sobre…”.

Añade un emoji, eso incrementa las posibilidades de captar la atención de la persona que lo recibe. Puedes personalizar el correo con el nombre de cada uno de los destinatarios con la función de combinación de correspondencia que tiene Word, es sencillo y no tienes que descargar ningún programa.

Si vas a publicar en redes sociales tal vez tengas que hacer un video de no más de dos minutos y medio, donde transmitas tres ideas principales, no más. Si lo que tienes que decir es de alto valor y no cabe en un video de poca duración, crea una serie de videos. Recuerda ¡no más de dos minutos y medio!

Ayudaría más que sea un padre de familia el que esté dando la buena noticia y más si es una de las personas clave. Un material que no tenga mucha producción, que se vea creado por la misma persona desde su móvil puede llegar a tener mayor impacto.

2. El entorno en que se desarrolla.

En el origen de la propagación del COVID que expuse al inicio de esta publicación, se hace presente en el contexto de la celebración del Año Nuevo. Lo más seguro es que si no se hubiera dado en esas fechas, las salidas de los habitantes de Wuhan a otras ciudades de China y al extranjero hubieran sido mucho menor y muy probablemente la Pandemia se hubiera comportado de forma diferente.

Hablamos de que el mensaje llegue a la persona adecuada para que se encargue de propagarlo, también de hacer variaciones en las formas en el que transmitimos los mensajes, ahora hay que conocer y dominar el entorno en que se puede desarrollar el “contagio”.

Tienes que valorar la situación actual en el que se encuentra la comunidad, tomar en cuenta que hay agotamiento, incertidumbre y temor. ¿Cómo puedes destacar en medio de esto?

Claramente lo primero sería tartar de brindar una sensación contraria: motivación, certidumbre y confianza. Por ahí es donde se debe comenzar, pero no te limites solo a las palabras o imágenes dentro del mensaje, otorga un beneficio aplicable y palpable para tu audiencia.

Dentro de nuestra estrategia debemos considerar momentos en el que el contexto no será del todo beneficioso, pero ten en cuenta que así será para la mayoría de las instituciones educativas. Todos estaremos probando cosas nuevas y caminando por escenarios cambiantes. Ante esto, la variable que si puedes controlar es la calidad de tu servicio, un aspecto que jugará un papel prioritario hoy más que nunca.

Sin duda cometerás errores, pero como mencionaba en una de mis publicaciones anteriores:

Calidad en el servicio es reconocer los errores y corregirlos. Click To Tweet

Mantente firme en tu misión educativa, pero también demuestra flexibilidad en tus procesos y estructuras. Ejerce la empatía ante las distintas situaciones por las que pueden estar pasando tus alumnos y sus familias, no se va a poder tener la misma exigencia con todos.

Recuerda que esto es temporal, habrá modificaciones al regresar a la “nueva normalidad“, pero las escuelas deben continuar dando servicios en sus aulas, es bueno para la sociedad, la economía y el desarrollo.

Cuando salgamos de esta crisis, las familias harán su evaluación sobre las instituciones educativas y serán "transmisores" de aquellas que hayan sido más empáticas. Click To Tweet

Espero que este contenido te ayude a generar buenas ideas para poder “contagiar” de tu mensaje a los públicos que te interesan.

A pesar de que vivimos una crisis sanitaria mundial, en cada ciudad y zona podemos estar en diferentes condiciones. Estoy seguro de que, si centras tu estrategia en: las personas clave, las características del mensaje y el análisis del contexto, podrás generar muy buenos resultados para tu Centro Educativo.

¿Alguna duda o comentario? Con gusto puedes escribirme en TwitterInstagram LinkedIn.