Páginas

Marketing Educativo: Mi Proceso de Aprendizaje.

En mayo del 2017 me encontraba a punto de dar una clase a más de 30 Directores de Colegios, la mayoría provenientes de México y algunos de Sudamérica. El tema: Gestión del Marketing Educativo.

Los organizadores leían mi reseña profesional como parte de la introducción y al estar escuchándola, caía en cuenta que en ese momento, estaba cumpliendo 10 años de carrera profesional. Fue inevitable sentirme agradecido, pero también fue el punto de partida para hacer una reflexión de lo vivido y de lo aprendido.

El Origen del Aprendizaje.

Me gustaría contestar que todo lo que ahora comparto en temas de Marketing Educativo ha sido gracias a los éxitos y aunque estos han estado presentes y también han producido aprendizajes, tengo que ser sincero y dar el lugar que corresponde a los fracasos.

En verdad, las experiencias de aprendizajes más significativas han estado en las derrotas, en los momentos que las cosas no salieron como las esperaba.

No basta con pasar un tiempo determinado practicando alguna función o tarea. Es cierto que se puede crear un cierto nivel de habilidad, pero el aprendizaje profundo, el que produce cambios significativos en el actuar, viene de la experiencia del fracaso.

4 Etapas del Aprendizaje.

Abraham Maslow propone un esquema muy interesante.

1. Incompetencia Inconsciente.

Mejor conocido como: No sé que no sé. Es la etapa en la que el ánimo y la motivación suelen superar la capacidad y la habilidad, pero no solo eso, también ese ánimo suele nublar el entendimiento y el conocimiento propio, que no nos permite darnos cuenta de que aún no sabemos por dónde caminar o los pasos a dar.

Recuerdo una de mis primeras actividades de promoción educativa. Se había conseguido una charla con un grupo numeroso de jóvenes que estaban por salir del bachillerato y en mi primer semana de empleo como “Coordinador de Promoción” (me coordinaba yo solo por que era el único en el departamento), se me solicitó presentarles la Universidad.

Recién salido la carrera, tenía la idea que para hablarle a los más jóvenes me tenía que ver como ellos. Me fuí de jeans, playera y unos tenis blancos. Llevé chocolates, agregué algunos chistes a la presentación oficial de la universidad y me esforcé mucho para hacerlos reír durante toda la exposición. Al final, los invité a conocer la universidad ese mismo sábado. Pregunté quien quería ir y la gran mayoría levantó la mano ¡Todo un éxito mi primer charla!

Muy emocionado, preparé todo para el recibimiento de esos jóvenes. Cual ha sido mi sorpresa que ni uno solo llegó a la cita. Ahí tuve mi primer aprendizaje.

2. Incompetencia Consciente.

Cuando te das cuenta que no sabes. En temas de manejos de presupuesto familiar, uno de los errores más grandes que se cometen es el de no llevar un registro de los gastos, ya que no sabrás en que se te va el dinero. No se tiene conciencia del nivel de gasto que se puede tener de acuerdo a los ingresos. Pero, cuando se está cociente y se tiene medianamente analizadas las necesidades familiares, se pueden hacer maravillas.

Así, en la experiencia que les comparto, al ver que no llegó nadie a la sesión que les había invitado, intuía que algo me había faltado ¿qué era? Aún no lo descubría del todo, tenía varias ideas ¿habrá sido mi vestimenta? ¿tal vez me faltaron chistes? De lo que estaba seguro era que ya me había dado cuenta que no sabía y eso fue un gran paso para el aprendizaje.

Cuando nos damos cuenta de una falta de conocimiento o habilidad y de cierta forma no es opción abandonar la tarea, el único camino que nos queda es el de buscar generar ese conocimiento y adquirir la habilidad. Investigar, preguntar, practicar, aprovechar la ventaja que nos ofrece esta época en la que prácticamente todo, lo podemos encontrar a la velocidad de un clic. Pero esto no se puede dar, si no nos damos cuenta que no sabemos.

3. Competencia Consciente.

Resumido en: Ya sé por dónde. Cuando se emprende la búsqueda por generar el conocimiento, de encontrar lo que nos hace falta.

Me había preocupado mucho por caerles bien y por parecer simpático pero nunca les solicité sus datos. Cuando quise ponerme en contacto con ellos para saber por que no habían asistido a la cita y volverlos a invitar a una nueva actividad, me dí cuenta que no podía hacerlo por que no tenía su información para contactarlos.

En esta etapa, existe un momento “Ouch”, en que hay algo que te “duele”, un gasto y esfuerzo realizado y que no fue aprovechado del todo. Y lo peor, suele ser algo tan sencillo y evidente que el “dolor” a causa de su omisión es más grande.

Iba a ser muy complicado volver a tener a esos jóvenes reunidos para poder solicitarles sus datos, ya no volvió a pasar y se perdió una oportunidad importante dentro del proceso de captación de matrícula.

¡Vaya que si aprendí algo!

No es actividad de captación de matrícula, si al final no te quedas con datos. @Rulo_Rodriguez Click To Tweet

En esta etapa, es de gran valor contar con la ayuda de aquellos que ya han pasado por este camino. Un mentor, asesor o hasta propios compañeros que pueden apoyarnos a ser consientes de la competencia que nos hace falta.

A lo largo de estos más de 10 años de experiencia en el Marketing Educativo, he tenido la bendición de contar con grandes personas y profesionales a las cuales he podido aprender, tanto en lo profesional como en lo personal.

4. Competenecia Inconsciente.

Resumido en una expresión: “¿En serio? no me di cuenta que hice eso”. Cuando la competencia se ha adquirido y de tanto practicarla se vuelve una especie de hábito que llega a pasar desapercibido por nosotros, se convierte en algo natural.

Ahora que, tengo la oportunidad de guiar a otros en estos temas, es emocionante ver como las estrategias que se crean para la captación de matrícula, se vuelven cada vez más creativas e innovadoras al momento de plantearnos un objetivo de generación de aspirantes y de como podemos adquirir su datos para una labor de acompañamiento durante su proceso de admisión.


Creo que no podemos llegar a considerarnos maestros de todo en cuanto al Marketing Educativo, en este caminar nunca se deja de aprender. Es muy bueno hacer el esfuerzo por estar prevenidos y evitar los fracasos, pero cuando estos se presentan, debemos verlos y aprovecharlos como una oportunidad inigualable para adquirir un aprendizaje de valor.


Powered by WordPress. Designed by WooThemes