Páginas

¿Por qué un Apostolado debe tener Redes Sociales?

A finales del mes de febrero, tuve la oportunidad de presentar una charla ante varios líderes de apostolados a nivel local, nacional e internacional, con el tema “Redes Sociales y mi Apostolado”.

Previo a la presentación, durante el periodo de preparación, los organizadores estaban muy interesados en que la audiencia pudiera salir con la seguridad de continuar, profesionalizar, incluso abrir, sus propias cuentas de Redes Sociales para cada apostolado.

El reto que implica el manejo correcto de Redes Sociales suele desanimar a los administradores, por el tiempo, trabajo, inversión que requiere, y más cuando no se logra un resultado medible y que aporte valor a la actividad principal.

Antes de presentar recomendaciones de objetivos, mediciones y estrategias para encaminar el uso de las Redes Sociales, me enfoqué en la relevancia que estas herramientas tienen, no solo para el mundo, si no para la misma Iglesia y su misión evangelizadora.

1. La Misión de la Iglesia lo demanda.

Ahora, no solo podemos tener acceso al contenido o información de los poderosos medios de comunicación como la radio, tv y prensa. Los nuevos canales de comunicación social han permitido el fenómeno de la “democratización” de los medios, en los cuáles, cualquier persona con acceso a Internet puede tener encontrar contenido de otras personas, incluso transmitir su propio mensaje y llegar a miles de personas en todo el mundo.

Si la misión de la Iglesia Católica es: anunciar a todo el mundo el Evangelio de Jesucristo, entonces, los medios digitales presentan una oportunidad para que la Buena Nueva sea transmitida y llegue aquellos que más lo necesitan.

Cuando se habla de la Iglesia, no me refiero solo a los curas o religiosas, tampoco a los Obispos o al mismo Papa. Cada uno de nosotros, que hemos recibimos el bautizo, estamos llamados a unirnos en esta misión milenaria como parte de la Iglesia Universal, utilizando las nuevas herramientas de comunicación que la época nos ofrece.

2. Se cuenta con un mensaje poderoso.

Con la “democratización” de los medios de comunicación, no solo se presenta una oportunidad para transmitir el bien, la verdad y la belleza. También, es un oportunidad para que el espíritu del mundo transmita el mal, la mentira y los vicios. Y tal pareciera, que la ventaja la lleva esto último.

Tengo muy claro en mi memoria, el momento en el que durante una conferencia a maestros del sector público y privado, uno de los expositores les hablo de la misión trascendental del hombre, de la virtudes Cristianas y la urgente necesidad de ponerlas en práctica, de la falsedad y el engaño de las “nuevas espiritualidades” que aparecen y te ofrecen ser el rey de ti mismo.

Lejos de causar desagrado o rechazo por parte de los asistentes, no podía dejar de sorprenderme por sus rostros, que literalmente parecían estar iluminándose mientras se les caía el velo de la mentira que no les permitía ver con claridad.

Puedo asegurar que esa conferencia marco la vida de muchos, incluso la mía, reafirmando que urge predicar la verdad.

No se trata de transmitir contenido o grandes cátedras, se trata de transmitir ideas, como lo explica Chris Anderson, Director de TED, en los consejos que da para conferencistas:

Las ideas inspiran, cambian vidas, transforman, dan luz, presentan caminos no vistos antes, dan esperanza. La Iglesia y cada apostolado tienes muchas ideas que merecen ser escuchadas, sus mensajes son poderosos como los de aquel conferencista enfrente de los profesores.

Por eso, deben de ser capaces de tomar el reto de transmitir sus mensajes a través de los medios actuales y hacerlo con calidad.

3. Debemos Conquistar los Nuevos Areópagos.

El Areópago, es el lugar desde donde el Apóstol Pablo predicó en Atenas, llevado ahí por filósofos epicúreos y estoicos para transmitir “aquella enseñanza extranjera”.

El 13 de noviembre del 2009, el S.S. Benedicto XVI escribió un mensaje dirigido al Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Cardenal Ivan Dias. Con motivo del inicio de su asamblea plenaria que llevó por nombre: “San Pablo y los nuevos aerópagos”.

En ese mensaje, se retomaba el llamado hecho por San Juan Pablo II de:

“puede ser asumido como símbolo de los nuevos ambientes en los que se debe proclamar el Evangelio” – (Redemptoris missio, 37)

Y deja muy claro, tomando el ejemplo del Apóstol Pablo, la forma de predicar el evangelio desde los nuevos Aerópagos.

Hoy encontramos en la red muchos que han tomado este reto, desde sacerdotes, religiosas, misioneros, laicos, comunidades enteras que se han lanzado a la conquista de los nuevos aerópagos.

El mismo Papa Francisco tiene un gran participación en estos ambientes. Tweets, videos y transmisiones por Hangouts de Google. Sus mensajes pudieran parecerse al “lenguaje inculturado” al que hace referencia el Papa Benedicto XVI.


Estás serían las 3 principales razones para que un Apostolado o Movimiento de la Iglesia, tuviera presencia en Redes Sociales y otras Plataforma Digitales. Se pudieran añadir razones como el costo bajo que representa comparándolo con el impacto que generan, el uso contante que las audiencias hacen de estas herramientas y la movilidad de poder generar, administrar y atender desde cualquier dispositivo con internet.

Pero, no se trata de tener presencia nada más. Se debe hacer con objetivos claros, con estrategia, con audiencias definidas y con todo el profesionalismo que amerita esta misión, nuestra misión.


Te invito a dejar tus comentarios en Facebook o Twitter.

, ,

Powered by WordPress. Designed by WooThemes